"Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.
Aquel día decidí cambiar tantas cosas... Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad.
Desde aquel día ya no duermo para descansar... ahora simplemente duermo para soñar".


Walt Disney

 





El Templo de Shaolin es considerado como origen de todo tipo de Kung fu. El nombre chino de las artes marciales es Wushu, pero es conocido como Kungfu en el exterior. Wushu es una parte importante de la herencia cultural de China, una técnica de autodefensa y a la vez un buen ejercicio físico para fortalecer la salud. Es generalmente considerado como un deporte, tiene ya una historia milenaria y posee un estilo muy específico. En términos generales se clasifica en cuatro tipos de ejercicios: pugilismo, juego de armas, ejercicios en parejas y actuación colectiva.


El Templo de Shaolin es el origen de todo tipo de kungfu y qué relación existe entre ambos. Según unos, Shaolin es la mayor escuela de Wushu y no sólo cuenta con numerosos aprendices por todas partes de China, sino también en otros países del mundo.


El Wushu de Shaolin es el de más alta proyección y predominio entre las artes marciales de China. Tomando como base el Zen, es decir la meditación profunda y concentrada, ha generado variados estilos, 18 en total, con características tan propias y diferentes que parecen escuelas. Por eso, se afirma que todo tipo de Kungfu proviene de Shaolin. El Kungfu de Shaolin es un conjunto sistemático, cuyo origen y desarrollo está vinculado con la geografía y el significado político de la Montaña de Songshan. Esta montaña está situada cerca de LuoYang, antaño capital de nueve dinastías y una de las ocho fortalezas de las dinastías Qin y Han, o sea, un punto estratégico que se disputaron las grandes potencias. En el apogeo de las dinastías, la Montaña de Songshan era frecuentada por emperadores y literatos, mientras que en épocas de turbulencias, por los ejércitos o salteadores de caminos.


El Templo de Shaolin, situado en el centro de esta montaña, fue encargado de administrar todos los monasterios de la Montaña Songshan. Como el templo contaba con muchas riquezas, el emperador de aquel entonces le permitió organizar sus propias fuerzas armadas, integradas por los famosos monjes soldados del Templo de Shaolin, para defenderse. Su existencia permitió el desarrollo del Wushu de Shaolin. De ahí que la posición social y las relaciones con la corte imperial permitieron que el Wushu de Shaolin alcanzara alto nivel.


En los registros históricos, hay muchos relatos sobre el Wushu de Shaolin. El más conocido se refiere al período Jiajing de la Dinastía Ming cuando los monjes soldados lucharon en reiteradas ocasiones contra los agresores japoneses en defensa de nuestra patria. A fin de honrar a los mártires, la corte imperial ordenó levantar un monumento frente al Templo de Shaolin.Según el Maestro Yong Xin del citado templo, el límite del Kungfu de Shaolin consiste en no sentir temor ni dolor, o sea, no sentir nada. Sólo cuando uno llega a ese nivel, no le importa la muerte. Lo cual no quiere decir que no ame la vida, por el contrario, siente más amor hacia la vida, lo cual es la esencia del Zen. Además, los monjes de Shaolin consideran un deber aspirar a una vida sin dolores ni preocupaciones.