"Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.
Aquel día decidí cambiar tantas cosas... Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad.
Desde aquel día ya no duermo para descansar... ahora simplemente duermo para soñar".


Walt Disney

 





Bodhidharma (DaMo),medito en una cueva mirando hacía una pared, por 9 años
y despertó, porque era un iluminado...

Elegimos este nombre para nuestro Templo o Wuting (lugar de práctica) como honor a Bodhidharma a través de una experiencia personal, entre Laoshi Pablo Pérez hacia su fuero interno,donde se encontró con la grandeza de DaMo,en el 
cual nosotros, nos enfocamos en despertar en las pequeñas situaciones de la vida, con todas las vicisitudes que nos muestra, para aprender a crecer en busca de  nuestros conocimientos.

Bodhidharma es nuestra esencia pura, nuestra inspiración para desarrollarnos como mejores personas, con honestidad y amor en lo que nos volcamos y facilitamos a los demás Seres, puesto que sino fuésemos honestos y no tuviéramos amor para dar, no estaríamos en el camino de la enseñanza de Bodhidharma, donde radican estos conceptos, sin ser asi, no  estaríamos practicando nuestro Kungfu y nuestro TaiJi.

Estas dos combinaciones pululan  mas allá de lo entendible a la razón, partiendo del corazón, y cada práctica de Kungfu y TaiJi, nos lleva a encontrarnos en los lugares más recónditos del propio interior humano.

Respetando al prójimo nos estaremos respetando a nosotros.
Sabemos que cada ser latiente en este mundo y en este infinito universo, ocupa un lugar especial por alguna razón

Bodhidharma, nos da esa paz y toda la fuerza para tener la valentía y valor para poder adentrarnos a los caminos que la vida tiene para dar y sorprender.
No nos permitimos ni permitimos al otro, la crítica que destruye, aquella que no procede del  corazón sincero, la que mutila al alma.
Abrimos nuestro espíritu y corazón a todos quienes aspiren construir a nuestro lado desde el amor, porque el amor es magnánimo, un gran bálsamo que protege y cura.

Apuntamos poder entregar ese néctar hacía todos los seres que deciden entrenar con nuestras artes marciales, de ahí procede  toda cura.
Callar. Observar. Actuar. Lo aprendido en clases poder llevarlo a la acción para adquirir la virtud de transformarlo, en la propia filosofía de vida desde el interior del ser humano, emanando hacia afuera, donde se demuestra con sucesos, quien es cada persona realmente, en su accionar.

Hasta que las inquietudes de la mente que murmura todo el tiempo, calle.
Hasta apaciguar el alma cansada.
Hasta dejar salir lo que el cuerpo absorbió de negativo y transformo en enfermedades, ese engaño que no nos deja avanzar.

Salud,Paz en tu Alma y en la mía,
y desde ahí construir, exponiéndolo en lo que hacemos
en  nuestro actuar de la simpleza de todos los días.
Con Bodhidharma en nuestro corazón, nuestro protector.

Que así sea
Amén
Amitofo


Sol Villafán