"Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.
Aquel día decidí cambiar tantas cosas... Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad.
Desde aquel día ya no duermo para descansar... ahora simplemente duermo para soñar".


Walt Disney

TAIJI Y LOS CHAKRAS




Cuando practicamos kung fu o taichí muchas veces no sabemos el funcionamiento de la energía de nuestro cuerpo y hacemos la práctica sin esa conciencia de saber entender la función que cumple la energía que estamos usando y que emana de nosotros. Cuando entendemos, es más fácil llevar a cabo cualquier práctica. Si tenemos conocimiento que somos un canal poderoso de energía, cada ejercicio que hagamos será entonces con esa conciencia abierta para canalizarlos en cada movimiento, en cada respiración. Si entendemos que estamos limpiando nuestro canal energético, llevaremos nuestros sentidos a esas zonas, logrando un mayor beneficio en nuestro espíritu, mente y cuerpo.


En todo instante nuestra aura y chakras están cambiando de colores según lo acontecido con cada individuo. El aura es lo que rodea de forma invisible nuestro cuerpo, nuestra materia, somos una gran fuente de energía, se podría decir energía vital. El aura consta de 7 aspectos diferentes cada uno con un color diferente que está relacionado con los chakras. Se dice que en nuestro cuerpo hay más de trescientos chackras conectados en distintas partes del cuerpo, pero los más grandes y principales son 7 que se hallan a lo largo de la línea de la columna o línea sushumma y se extienden desde la base hasta la coronilla. Chakra en Sanscrito significa rueda, porque éstos son redondos y giran. Cada chakra, comienza en forma cónica desde el cuerpo físico con un vórtice y termina con un circulo grande, son llamados vórtices de energía los cuales salen desde el frente de nuestro cuerpo y toda la parte de atrás de nuestro cuerpo, unidos entre si como un todo, si pudiéramos verlos y nos pusiéramos al costado de una persona, observaríamos conos saliendo del cuerpo. Los chakras giran en forma centrípeta y centrifuga, de afuera hacia adentro y de adentro hacia afuera, sacando el exceso de energía y trayendo hacia adentro energía limpia para que nuestros órganos y cuerpo funcionen bien, cada uno de estos siete chakras corresponde a cada órgano de nuestro cuerpo en este orden:


Primer ckakra raíz o base, su color es el rojo, representa a la tierra y al instinto de supervivencia.
Segundo ckakra tantien o hara lo ubicamos cuatro dedos bajo el ombligo, tiene correspondencia con el agua, abarca cadera, órganos reproductivos y su color es el naranja.
Tercer ckakra plexo solar se sitúa entre el ombligo y el estomago tiene relación a nuestro poder personal. Corresponde el sistema digestivo, su color es el amarillo y el elemento es el fuego.
Cuarto chakra corresponde al corazón, a la glándula timo, al amor. Su color es el verde y el elemento es el aire.
Quinto chakra se encuentra en la garganta, influye sobre los pulmones, bronquios, nos da la capacidad de comunicarnos a través de la palabra y los sentimientos, su color es el azul.
Sexto chakra se ubica en el entrecejo a un dedo desde la base de la nariz y corresponde a la consciencia psíquica, a la percepción, imaginación, su color es el índigo.
Séptimo chakra sobre la cabeza o coronilla, su color es el blanco, nos lleva a la iluminación llevándonos a un estado de conciencia superior.


Los chakras giran y están abiertos, cuando están cerrados es indicio de enfermedad física, mental o espiritual. Cuando la enfermedad existe es porque algunos de los chakras están algo cerrados o cerrados totalmente. Con Taichí y kungfu estamos abriendo estos chakras, liberando la energía negativa y llenándonos de energía pura. Hay ejercicios que de forma natural logran trabajar determinados chakras. Cuando estamos en alguna práctica de taichí o kungfu hay que ser consciente que somos energía, un canal. Dónde está tu mente ahí estas tu y es así que teniendo el conocimiento de lo que hacemos podemos llegar desde el espíritu en mover el chi, para que como un rio fluya sanando y limpiando. Honremos al templo que es nuestro cuerpo, los chakras son el puente desde la tierra y la materia a el cielo.

Terapeuta Reiki 1º.2º y 3er Nivel
Terapeuta 1er Nivel de Magnified Healing