"Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.
Aquel día decidí cambiar tantas cosas... Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad.
Desde aquel día ya no duermo para descansar... ahora simplemente duermo para soñar".


Walt Disney

Esto es un resumen de nuestro viaje a China 2009





La Partida: Lo mas destacable de nuestra partida fue la gente que nos fue a despedir y a desearnos suerte en nuestro viaje que hasta el momento estaba lleno de interrogantes y expectativas.

Tanto para mi como para alguno mas de mis compañeros era la primera vez que nos subíamos a un avión, por lo que comenzó el debut y la aventura desde el primer momento. Imagínense… en el despegue y las primeras horas de vuelo ya habíamos sacado un montón de fotos y filmado otro tanto. Nuestra primera escala fue en el aeropuerto de San Pablo con seis horas de espera para tomar el vuelo que nos llevara a Londres después de 10 horas de viaje. El aeropuerto de Londres es enorme, decirle que para ir de una terminal a otra para tomar el próximo vuelo a Beijing viajamos en un ómnibus 20 minutos (dentro del mismo aeropuerto).
Les cuento que ya volando sobre territorio Chino uno miraba por la ventanilla y veía las montañas cubiertas de nieve y a medida que nos acercábamos a Beijing aún mas nieve. Nos preguntábamos cuanto frio haría, y al bajar pudimos ver que efectivamente hacia mucho frio, lo cual mi primer pensamiento fue: que no iba a estar fácil el tema de entrenar con tanto frío. Lo de la nieve fue toda una sorpresa puesto que comúnmente suele ser mas sobre los meses de diciembre y enero.
Nuestra primera estadía en Beijing: Después del descanso de un agotador viaje e instalarnos en el Hotel, nos fuimos a comer algo y a comenzar a recorrer y conocer.
El primer paseo: La feria tecnológica y la villa olímpica. Feria tecnológica le decíamos nosotros porque de feria no tiene mucho… dos grandes edificios como de 10 o 15 pisos cada uno unidos entre si, donde encontrabas todo un piso dedicado a las computadoras, otro a las cámaras de fotos y así para cada cosa. Imponente!!! y había que regatear los precios descaradamente. Luego la villa olímpica; una gran superficie donde esta el estadio del Nido de Pájaros y también el edificio del Cubo de Agua.

La Gran Muralla: Difícil de describir con palabras la grandeza de poder estar ahí recorriéndola, con mucha nieve en todo sus muros y escaleras hicieron que las fotos quedaran aún mas espectaculares. A pesar de que vean que hay sol hacia un bastante frio, mas que durante un par de horas estuvimos caminando sobre la nieve, y con lo peligroso de subir escaleras con hielo. Pero todo eso vale realmente la pena.

La Ciudad Prohibida: Espectacular! Estar ahí parado y recorrer esas grandes edificaciones y jardines con tanta historia realmente por momentos parecía mentira estar viviendo eso.

Beijing: Desde los primeros días hasta los últimos no dejaba de llamarnos la atención el movimiento y costumbre de la gente de la ciudad. El transito es denso pero bastante ágil, lo que es muy entreverado y en los cruces peatonales, ya que hay varias sendas de transito, e inclusive así no es de extrañar que te aparezca alguna moto o bicicleta por la vereda; todo el mundo toca bocina y se cambia de senda cuando quiere pero nadie se molesta con nadie; siempre decíamos “si esa maniobra… la hacen en Montevideo seguro terminaban los conductores a los insultos o a las piñas”. Es así: Los Chinos se mueven en la misma sintonía o armonía hasta en el desorden (lo llevan en su cultura).

La comida: Todo un tema… En resumen: PICANTE!, hasta las hamburguesas de Mac Donald eran picantes. Habían cosas ricas pero extrañas para nosotros, mucha variedades de verduras diferentes y lo que era con carne nos era difícil saber carne de que animal era!. Comer con palitos a lo primero un poco complicado pero no había otra, mas aún que nos teníamos que acostumbrar para cuando llegáramos a Shaolin.


Después de descansar y pasear un poco llego el día de la partida a Zheng Zhou, este viaje no hicimos en avión para aprovechar nuestros tiempos. Según nos habián comentado, viajábamos con la esperanza de que en la ciudad de Deng Feng las temperaturas serian mas templadas, pero todo lo contrario. A medina que llegábamos desde el avión se podía ver como estaba todo cubierto de nieve, aún mas que en Beijing. Después de arribar en Zheng Zhou donde nos esperaron con dos camionetas hicimos como 90 km para llegar a Deng Feng (La Ciudad mas cercana a Shaolin).
De ahí en mas comenzó nuestra “verdadera aventura” la cual merece ser contada mas especialmente según mi entender, por lo que todavía los dejo unos días con la intriga… CONTINUARA -->>>